Sunday, June 25, 2006

Vamos de Cacería


Sobre ir al cine, La Marcha de los Pingüinos, La historia del camello que llora y Flores Rotas (fa! vamos a ver que sale)

Ir al cine últimamente se ha convertido en una cacería: la cacería del asiento perfecto. En la cola ya vas pispeando, la señora mayor habla seguro, las amigas muy peinadas también, los grupos de más de tres ni hablar, y encima seguro reparten bolsitas ruidosas y esas cosas, por supuesto mirar a todos aquellos que permanecen pegados a la pantallita del celular, no lo van a apagar porque seguro les está por llegar el mensajito de sus vidas y lo van a prender, lo van a prender.... ves los que tengan las manos desocupadas, los que lean las sinopsis, los que permanezcan sin hacer demasiados aspavientos, a esos hay que pegarse.
Entrada a la sala, la señora mayor con la señora peinada casi siempre eligen la parte de más atrás, mejor, no me gusta al fondo. Los quietos eligen el medio al medio o un poco más abajo, me siento al lado de la pareja que parecía callada, la sala se ocupa rápidamente, la gran puta, el respaldo de mi asiento está roto, encima se sientan a mi diestra la familia de la señora que emocionada con la novia del hijo hablaba sin parar en la cola. Esto no va bien.
Se apagan las luces y empieza la proyección de las colas de las pelis mientras al menos la mitad de la sala permanece parada mirando la entrada y llamando a voz en pecho a los que se quedaron atrás. Paciencia.
Comienza la proyección de La Historia del Camello que Llora. Mongolia, desierto, primer comentario de la señora a mi diestra: "ay, pero mirá que desolación". Esto no está nada bien pienso, nada bien. En resumen, a la señora la divirtió hasta la risa el camellito blanco, se impresionó con grandes aspiraciones en la parición, no pudo creer que esa gente viva así, y se la pasó sintiendo lástima del chivito, de la abuela, del niño que no tenía tele, del camellito blanco... "Aah ¡pero mirale la jorobita! Qué divino pobrecito". La película es una joya documental de un mundo que nos parece tan lejano en el tiempo, tan distinto, tan ajeno.

En Flores Rotas, el público se había retirado y quedaron sólo manchones. Me cambio de asiento. Bien, me digo, no hay señoras mayores, estoy lejos de la señora boluda, la pareja de mi diestra ahora no habla, lo sé por la peli anterior, los de mi siniestra tienen pinta de no hablar tampoco. Error. El muchacho seguramente muy conocedor del cine de
Jim Jarmusch o de sus trucos, o de sus metaintenciones se la pasó riendo y gozando a comentario vivo con su novia que le pedía por favor se callase de una vez. Pero así y todo la película tiene un humor del no humor, situaciones de alta tensión, la vara doblada hasta el límite de lo tolerable. Un final un tanto abrupto, pero debía ser así para ser coherente.

Entrar a una sala completa, pero completamente vacía es un placer y una experiencia que a los que disfrutan el cine por esa burbuja que crea deberían probar. No estaba ni el proyectorista aún, la sensación era de extremo silencio y placer. Luego llegó uno y otro, habremos sido seis o siete. Y comienza la marcha. La Marcha de los Pingüinos es un documental que tiene unas imágenes bellas, hermosas, sugerentes, poéticas. Es una historia sobre la vida, la supervivencia, el plan de lo natural. Dos cosas que no me gustaron: la narración (doblada) un tanto boba y la música que parecía ir a destiempo de las imágenes, no tenía el mismo tono, o parecía demasiado extraña.

Al final de esta cacería del asiento uno se termina convirtiendo en un cazador casado, acorralado, en un borrego que se va amansando... por suerte no sonaron celulares... un logro del Cineclub Córdoba. Vamos por más!


por Seba della (el que se va sin que lo echen...)

3 Comments:

Blogger Calioky said...

¿Se dieron cuenta de que últimamente nos tiene tan pero tan mal la estupidez de la gente que va al cine a charlar (en vez de ir a un café o de que darse en el living de su casa tranquilos y en pantuflas)que casi casi no comentamos las películas? Para variar, propongo que el próximo fin de semana que se nos ocurra ir al cine, nos juntemos en un bar que tenga tele y veamos un video...en una de esas logramos algo de silencio y depués podemos hablar de cine.

Sun Jun 25, 04:21:00 PM 2006  
Blogger i.p.n. said...

Pero con el esfuerzo que significa salir de la casa, del calor del hogar, ir a un lugar donde no se puede comer, no se puede parar la peli para ir al baño, ni para atender el teléfono, ni para saltar de canal para ver como va Portugal Holanda, además claro que dos pagan más que uno la entrada... por eso y preocupados por la economía familiar, la salud y las buenas costumbres, Señora, Señor, alquilesé una peli, o mejor aún, mire la revistita del cable, prepare mucho pororó, un termo para el mate, uno con café, unas facturas, lleve una taza y unos saquitos de té, y quedesé en su casa. Ahorrará tiempo y dinero, aparte no se olvide que vivimos en un país con altas tasas de inseguridad... no sea cosa...

Mon Jun 26, 05:28:00 AM 2006  
Blogger SaKi said...

hola, me gusto su blog, llegue por google buscando sobre Hierro 3, keria un par de datos antes de verla en el cineclub.
Vi Broken Flowers, de esas ultimas, y me encanto, sobretodo el final.
Me voy a laburar, ya pasare con mas tiempo, sigan asi que me encanta.

saludos

Mon Jul 03, 11:37:00 AM 2006  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home