Friday, January 02, 2009

Vampiros Cool, Adolescentes Eternos



sobre "Twilight" de Catherine Hardwicke, con Kristen Stewart, Robert Pattinson, Billy Burke, Peter Facinelli y "True Blood" de Alan Ball, con Ana Paquin, Stephen Moyer, Sam Trammel

Primero que nada, ¡Feliz Año Nuevo! Espero que el comienzo de 2009 los haya encontrado con una copa de champagne en una mano y un mint chocolate en la otra, contemplando los fuegos artificiales del mundo con interés y felicidad.
Debo confesar que cuando vi el lanzamiento en librerías de la saga de novelas de Stephenie Meyer , ubicadas en la vidriera entre pequeñas torres de novelas rosas estilo Corin Tellado, ni imaginé que era una saga de vampiros. Debo aclarar en este punto que los relatos de vampiros me atraen, al igual que los de asesinos seriales, qué le voy a hacer. Nobody´s perfect...
En 2008 hemos tenido un par de alegrías los vampirófilos: primero, la serie de HBO, True Blood, ideada por Alan Ball (el guionista de "American Beauty" y el creador de "Six Feet Under"), basada en los "Southern Vampire Misteries" de Charlaine Harris. En una época muy parecida a la nuestra, los japoneses han inventado una bebida -True Blood- que reemplaza la sangre y los vampiros pueden alimentarse de eso y no de sangre de seres humanos, así que andan muy campantes por el mundo, habiendo salido de sus ataúdes, luchan por sus derechos ciudadanos, aparecen por TV, incluso pretenden tener derecho a casarse con humanos, etc. La historia transcurre en un pequeño pueblo cerca de New Orleans. Hay una historia de amor y pasión entre la protagonista Sookie Stackhouse -una moza de bar con poderes telepáticos- y el vampiro Bill Compton, y una variedad de personajes y misterios que resolver en la trama muy bien dosificados, además de una crítica entre líneas a los prejuicios, el racismo y el miedo a lo diferente que sigue vigente en la sociedad actual. El relato es decididamente para adultos, con momentos bastante fuertes de bizarrez y erotismo. Recomiendo que la prueben, vale la pena.
El caso de Twilight es otra cosa. Es una historia de amor para adolescentes mayores de 13 y adultos que gusten de los relatos de vampiros. Rotten Tomatoes dice: "Having lost much of its bite transitioning to the big screen, Twilight will please its devoted fans, but do little for the uninitiated" (Habiendo perdido bastante su mordacidad en la transición a la pantalla grande, Twilight complacerá a sus fans devotos, pero hará poco por los que no estén iniciados). No sé si estoy tan de acuerdo, ahora que lo pienso. Yo primero vi la película y después me enteré de los libros...
La historia: Bella Swan -interpretada por Kristen Stewart- es una chica que se va a vivir con su papá al pueblo de Forks, Washington, donde siempre llueve, y allí conoce a Edward Cullen, un bonito muchacho que además es vampiro -interpretado por Robert Pattinson, quien hizo el personaje de Cedric en Harry Potter-. La atracción es inmediata, aunque hay ciertos impedimentos para la relación -lo cual la hace más interesante e intensa-.
El relato es ágil, hay un especial cuidado en la estética y las imágenes que le da un aire de cuento de hadas a toda la historia. Hay "homenajes" al cine de vampiros clásico, bien ubicados. Explicaciones imaginativas sobre ciertos detalles -Edward Cullen es un Daywalker, es decir, el tipo de vampiro a los que el sol no afecta-. Momentos tontos, también. Y la película cumple perfectamente su cometido: divertir y hacer suspirar con una bella historia de amor entre dos freaks adolescentes.
Finalmente, sigo a Peter Travers en su sabiduría cinéfila: "My advice: Focus on Pattinson and Stewart. They make you understand why the books sold 17 million copies. Love makes the world go round. Even if you’re dead." (Mi consejo: Concéntrense en Pattinson y Stewart. Ellos te hacen entender por qué los libros vendieron 17 millones de copias. El amor hace girar al mundo. Aún si estás muerto).

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home