Friday, May 12, 2006

Sin azúcar por favor...

Fui al cine sin demasiadas espectativas. En realidad fui a ver Capote, y como acompañamiento venía Desayuno en Plutón, y yo pensaba comer sin aderezos. Pero comenzada la película con alguna que otra escena surreal-delirante, supe desde el extrañamiento, que me iba a gustar. Y me gustó. Para escapar de una realidad amarga se inventó una que le quedaba justa, toda la historia está cruzada por situaciones como si el personaje las contara desde otro lugar y no desde él.
El actor principal hace un despliegue increíble. La banda sonora es impecable.
La pelicula es como una calesita de barrio, de pueblo llena de espejitos de colores y bolas de espejos.
¿Qué se puede decir? Impecable, cruel, bella, glamorosa, y cruzada por el gesto intolerante permanente. Cada uno es lo que ha inventado que quiere ser... y si no que bien estaría.

El postre estuvo infinitamente mejor que el plato principal. Fue distinto, pero me lo quedo.

por seba della

1 Comments:

Blogger i.p.n. said...

EL DOLOR TRAVESTIDO

Por la mitad de la película, dos policías interrogan brutalmente a una frágil Paddy “Gatita” –magistral, magistral Cillian Murphy- que responde a los golpes con incoherentes y graciosos comentarios. La sala ríe a carcajadas. Yo sonrío, mientras me pregunto cómo rayos me puede causar gracia una escena de tamaña violencia.
La cuestión es que durante toda la película, la historia es contada de manera tal que aún los momentos más violentos o dramáticos se travisten en situaciones donde el dolor tiene un sabor no tan amargo.
Genial la peli, genial la banda, impresionante Murphy.

Mon May 15, 02:48:00 PM 2006  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home